Locuras

A todos esos locos con un camino por recorrer. A los que piensan que realmente hay un camino. A los ángeles que surcan el cielo, el agua y los corazones. A mí, por ser tan increíblemente crédulo. Al norte que perdimos, y al que nos queda por alcanzar. 

Al final el gran secreto es que siendo locos estamos más cuerdos. Y que tratando de ser coherentes nos perdemos en la mayor de las locuras. Ser coherentes es creer en lo que somos. Y a fuerza de creer encontraremos el norte que una vez perdimos. Y que no nos frene el miedo a volver a perder. Y es que a veces hay que perder para volver a ganar.

Esto va especialmente por quienes seguíais recordando que yo escribía. Aun incluso cuando yo empezaba a olvidarlo. 

Anuncios