Episodio 7: retratos.

Estos últimos tres meses he estado intentando organizar el mundo hecho pedazos que heredé el último septiembre, y he estado intentando aprender a vivir desde aquél julio en el que dejé de ser máquina. A lo largo del camino, no todo ha salido bien. Bueno, casi nada ha salido bien. Pero creo que he sido feliz. Quizá lo importante era eso, ser feliz aun con el mundo en llamas. 

Estos últimos tres meses he sido demasiado feliz para escribir, pero quedan los retratos de un presente hecho pasado. Quedan los retratos de instantes demasiado felices para no ser descritos y de instantes en los que volví a ser triste, que es lo más cerca que he estado de ser poeta. 

Underwood, A/E/SOIB


R o j o   e s p e r a n z a

Rojo es el futuro por el que luchamos, roja la sangre que derramamos y derramaremos por él, roja es la única cera de nuestros hijos, porque el mundo hay que pintarlo de rojo. Rojo como el demonio con el que ahora salimos a jugar, con el que conspiramos contra los arcángeles.
Rojos como el fuego que lo purificará todo. Como un amanecer en primavera.
Rojo de ese que te remueve las entrañas.


C o m p o s t

Demasiado lleno de poesía y demasiado hecho de barro para saber tratar con demonios, ya sean míos o ajenos.


E E U U

Estamos reconstruyendo una nación en ruinas, y ojalá volvamos a ser patriotas.


 

En los días tristes soy humilde y sé que cualquiera podría hacerte sentir todos los universos que creo al tocarte.


P r o m e s a s

Voy a intentar hacerlo lo mejor posible por mucho que cueste. Porque una vez dije ‘hasta morir si es preciso’ a la vez que el subcomandante. Porque aunque me pierda no quiero perderte.


 

Atrapado, corriendo de una nada a un ninguna parte sin saber salir de la crisálida, sin saber encontrarme. Estoy huyendo en olas de nicotina y abrazos de alcohol, estoy visitando cada día el oasis un rato, y estoy haciendo exactamente lo que me dijo un día en un bar un tipo borracho que no sabía de poesía. Probablemente lo esté haciendo todo mal. Y probablemente no sepa salvarme. Por suerte, tampoco sabría morir.


R e g l a s

Este edificio que estamos construyendo lleno de parches y con fecha de caducidad, con fe sosteniendo los cimientos. Este edificio que no he sabido ayudarte a construir.


EI/IS/SOIT

Teníamos las cosas tan claras hace un año que no había miedos: una hoja de ruta a quién sabe dónde para lograr quién sabe qué, trabajando las pasiones, viviendo los trabajos forzados, recibiendo oxígeno de los que más queríamos. Y ahora qué.
Llevamos cuatro meses dando largas a hacer un mapa del nuevo curso y dos meses sin encontrarnos a nosotros mismos.
Teníamos las cosas tan claras hace un año que asusta ver lo mal que nos estamos planteando este. Quizá no sepamos vencer estos dragones o quizá ni siquiera hemos sido capaces de verlos entre tanta neblina, entre tanto hastío. Quizá debamos volver a cruzar los puentes.
Teníamos las cosas tan claras hace un año… Por lo menos ahora sabemos que vamos a ganar hasta las derrotas.


R e g l a s

Yo antes los domingos salvaba el mundo. Y ahora mírame.


L e c c i o n e s

Muchas veces lo doloroso no es el momento, sino el después.


 

El deber de aprender a cuidar el equilibrio entre la aspiración a ser felices y el deber de justicia, de cambiarlo todo, a pesar de tener que sufrir para ello.


A r c á n g e l

Un septiembre llegó un ángel que me enseñó, sin necesidad de explicación alguna, que sólo debo mirar al pasado para descubrir mis logros, y nunca debo añorar lo pasado, pues nada es más reaccionario que pensar que el pasado fue mejor. Y nosotros hemos venido no sólo a creer en la revolución, sino a hacerla.


En la huida

Salí de mi mierda, pero salí sabiendo de dónde vengo, quién fui, quién soy, y a quién se lo debo.


 

Contigo quiero olvidar no solo el ayer, sino el hoy. Y a la vez, contigo quiero compartir no solo el ahora, sino el pasado y el porvenir.


1 8

Tercer año triunfal herido por el tiempo. Incluso después del gran golpe siguen doliendo las fechas límite.


Ayer podría haber conquistado el mundo. Hoy el mundo no es mío, y yo estoy descendiendo a mis infiernos.


A. M.

Últimamente todo es una excusa para embotar la mente y apagar el cuerpo. Últimamente no concibo el hoy, ni el ayer, ni el mañana. Cariño, humo y alcohol; besos, ceniza y licor. Últimamente las tardes fingen ser mañanas y las mañanas no existen. Últimamente finjo ser yo, y el escritor no existe. Bukowski estaría orgulloso. O al menos me traería a casa tabaco y cerveza.


 

Anuncios

2 comentarios en “Episodio 7: retratos.

  1. Con toda la tristeza que hay también he podido reirme.

    Me gusta

  2. Leerte es maravilloso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close