Diario de guerra

19

Septiembre 2015

Llegué dudando de lo que realmente sabía hacer. Y con razón. Fuiste mi mejor prueba de que somos incapaces de ser quienes no somos, por más que queramos. Día a día demuestras lo que vales siendo quien eres, y si he cambiado en estos dos años, lo hice porque me enseñaste a combatir a los dragones. Hemos compartido infinidad de batallas, y lo seguiremos haciendo en cualquier norte que la vida nos depare. Nunca lo olvides, aquí hay dragones.

Octubre 2015

El futuro se convirtió en presente, y terminó alejando uno de nuestros caminos más comunes. Pero somos lo que somos por caminos que otros no entienden porque se salen de lo común. Y en esos caminos hemos seguido siendo nosotros, contra viento y marea. Las llamaradas de los dragones han marcado nuestro otoño, y tú has demostrado, una vez más, que eres fuerte. No eliges quemarte, pero sí mantener a los dragones a raya. Eres grande, y vamos a seguir compartiendo caminos por los que sigas siéndolo. No tengas prisa en desenvainar espadas y alzar escudos; somos el viento que provoca los mayores oleajes. Somos tiempo.

Noviembre 2015

Esta es otra historia. Hace un tiempo, decidí romper esquemas y desechar brújulas con emblemas en los que nunca sabré si creía. Llamé a esos dragones que son mis verdaderos maestros, y juntos partimos en busca de nuevos desiertos y horizontes. He presenciado tormentas inimaginables, huracanes que gritaban con furia y oleajes que tiñeron todo de otro color. Y he luchado con y contra ellos. Pero no lo hice solo. Nunca estuve solo. Han sido dos años en los que he contado con armas muy valiosas en batallas interminables, pero sobre todo he visto cómo juntos nos levantábamos para seguir luchando. Quizá no hayan sido nuestros dos mejores años, pero esta es otra historia. Es nuestra historia. Y esto sólo ha sido el capítulo inicial.

Diciembre 2015

Hay destinos que se nos escapan. Nortes que no se hicieron para nosotros. Pero obcecarse es parte de nuestra naturaleza, y nuestro orgullo nos tapa los ojos con demasiada frecuencia. El castigo de esta vida suelen ser dragones que arrasan sin piedad, y que destrozan con más saña lo que más nos gusta. Tú me demostraste que nunca terminamos de ser dueños de todo lo que pasa por nuestra cabeza, y que tampoco es bueno dejarlo todo al azar. No todos los vientos traen aromas de primavera.

Enero 2016

Todos necesitamos algo que escape a nuestro entendimiento, y yo te encontré a ti. Enero consiguió juntarnos, y me hizo descubrir un paraíso oculto detrás de aquello a lo que le damos tanta importancia. Contigo he sobrevivido en desiertos asfixiantes y he escalado acantilados que me superaban. Por ti terminé creyendo en las auroras, y por los dos soy capaz de creer en lo imposible. Sabes tan bien como yo que este mundo no se hizo para entender, sino para luchar. Quiero seguir luchando a tu lado. Seguir contemplando amaneceres.

Febrero 2016

Hemos luchado en mil batallas y perdido la mayoría de ellas, pero lo que realmente importa es que somos luchadores. Los dragones nos juntaron, y mucho tiempo después siguen insistentes nuestra estela. Suya es la herida que ambos llevamos en todos sitios, y a la vez en ninguna parte. Ni siquiera nuestras nuevas auroras han sido capaces de separar nuestros caminos. Tampoco íbamos a dejar que lo hicieran. Por lo imposible, por ser idénticos en ser distintos, por los dientes de dragón y por la vida. Por nosotros.

Marzo 2016

Lo peor de los otoños es el miedo al mañana. Lo mejor de las primaveras, recordar momentos. Pero somos humo empujado por el más fuerte de todos los vientos, y las estaciones pasan sin dar respiro al alma. La primavera que ojalá nunca olvide te ha tenido de protagonista, y tu mayor grandeza es que sigues trayéndome sus aromas incluso en el más oscuro de mis inviernos. Para mí siempre serás presente, y el pasado el mejor de nuestros espejos. Por tanto, y por lo que nos quede.

Abril 2016

Creo en legados en forma de recuerdos y lecciones, y creo en una vida que es experta en dar una de cal y otra de arena. Creo en los momentos y en las personas. Hay impulsos que nunca cogemos solos, y empujones sin los que nunca estaríamos cerca de ser viento. Somos recuerdos de primavera, sueños de verano y dunas de otoño. Somos miedo al invierno, y terror a los dragones. Somos tiempo. Creo en ti, porque más allá de ser tiempo, has sido parte del mío. Y si he llegado hasta aquí, si he conseguido creer en mí, es en parte porque crees en mí. Si algún día mis sueños llegan a ser tinta en manuscritos, estarán dedicados al tiempo y a los impulsos. A ti.

Mayo 2016

Quizá hoy haya saboreado, con demasiada amargura, la resignación. Puede que, cegado por la magia de las auroras, cometiese el error de creer en fuegos eternos. Pero parece que los para siempre nunca tienen un mañana, y que para ti solamente fui la llama que necesitabas en ese momento para seguir tu camino hacia un norte que no entiende de sentimientos, sino de intereses. Hace un tiempo enterré nuestras cenizas. Quizá, después de todo, esa fuese la voluntad del fuego.

Junio 2016

Mi infancia son recuerdos de un patio de sueños. Mi adolescencia, no entender lo que todos parecen dar por sentado. Mi siguiente paso, un mundo detrás de las cortinas del norte. Vivir es dar pasos, y saber equivocarse. Porque nadie sabe cómo no equivocarse. Contigo he aprendido a vivir, a creer y a soñar. Contigo aprendí a ilusionarme con las auroras, y por ti ahora soy capaz de ver luces en medio de tanta oscuridad. Por ti aprendo cada día a caer y levantarme, y gracias a ti creo en la fuerza de luchar. Porque sigamos siendo más de magia que de trucos. Por nosotros.

Julio 2016

Han apuñalado mi alma, y los dragones han roto las cadenas más seguras. Hoy mi mundo es sombra, y mi reflejo, pura oscuridad. Hoy el norte ha muerto.

Agosto 2016

Dicen que la vida no se detiene por nada ni por nadie. Dicen que el pasado es un regalo de la vida, y el futuro una oportunidad. Y que sólo en el presente decidimos quiénes somos. Dicen que siempre habrá nortes. Pero lo mejor que tengo es soñar con un pasado distinto, y creer en un futuro mejor. Y te tengo a ti, que eres viento del sur. Contigo llegan aromas de primavera, y los otoños parecen más lejanos y apacibles. Contigo hay nortes que huelen como la luna, y contigo mi sur es melodía para el alma. Contigo seguiré creyendo en las auroras.

Septiembre 2016

Quizá haya nortes opcionales en el juego de la vida. Puede que seas sólo un sueño en medio de peligrosas llamaradas. Quizá nuestros caminos nunca hayan ido alineados, y quizá Septiembre fuera sólo un cruce. Pero lo cierto es que nunca he dejado de creer en nosotros, y sigo esperando al día en que por fin seamos viento que abra nuevos senderos. Sigo pensando que juntos podemos superar dunas y tropiezos. Quizá seas solo un sueño, pero por ti he seguido creyendo en los imposibles. Quizá no seas primavera, pero por otoños e inviernos soy quien soy. Quizá este verano esté llegando a su fin, pero por otoños e inviernos seguiré siendo quien soy. Por ti soy quien soy. Y para ti he intentado serlo.

Octubre 2016

Quizá sea cierto que cada otoño me recuerda con más fuerza que nunca que ya no estás, pero he conocido otoños y otoños, y tú fuiste fuerza donde otros cayeron rendidos. Por ti, mis otoños cada vez son más determinación y menos inseguridad. Por ti he empezado a mirar con fiereza a los inviernos que quieren arrasar con todo, y he empezado a creer en batallas que nunca podré ganar, pero hay nortes a los que nunca dejaré de mirar. Ahora soy el fuego que tú ayudaste a crear desde mis albores, y créeme si te digo que juntos seguiremos conquistando nortes y auroras.

Noviembre 2016

Siempre he creído en paraísos más allá de donde podemos ver, y pocas veces alguien ha conseguido distraer mucho tiempo mi mirada de cielos tan azules. Pero tú has sido mi pasado transformado en presente, y por ti entendí que la vida son recuerdos y momentos que nosotros construimos. Por enseñarme a crear mis propios sueños, y por recordarme que hay nortes que nunca desaparecerán. Por ser luz y ser camino.

Diciembre 2016

Sólo sé que este invierno ha sido demasiado frío. Que hay estrellas sin las que pierdo el rumbo, y que tu luz atrajo a demasiados dragones. Quizá tenga nortes perdidos, pero tú sigues siendo aroma del sur. Perderte fue una de mis peores caídas, y haberte tenido uno de mis mayores motivos para levantarme y seguir luchando. Seguir luchando por seguir teniéndote. Porque sigas brillando conmigo.

Enero 2017

Por espontaneidades infinitas y puras. Por primaveras que nunca dan paso a veranos. Por ser un reto constante en viajes y andenes, en victorias y derrotas, en sueños y baches. Por ser la sorpresa que siempre me recuerda que el mundo es un lugar desconocido, y por ser uno de los pocos sueños que escapan de la cárcel de mi alma. Por ser tú. Nunca dejes de serlo.

Febrero 2017

Muchas personas creen conocerme, pero pocas me conocen como tú. Has sido la luz que dio paso a mi primera primavera, y día a día eres viento en cada una de mis estaciones. Los recuerdos no hacen más que amontonarse y agolparse en luces y sombras, y contigo voy aprendiendo a guiarme entre ellos. Para que cuando leas esto, puedas imaginar cosas que nunca he dicho pero que en realidad pienso a diario. Porque sigamos hallando caminos juntos. Por el norte. Por el mañana.

Marzo 2017

Estos dos años se resumen en movimientos constantes de piezas que creía tener más aseguradas. En estos dos años he cruzado líneas de peones, he hecho frente a formaciones de alfiles y conquistado las torres más lejanas de este tablero en el que se ha convertido mi vida. Estos dos años han traído consigo batallas tardías y dragones que siempre veremos lejos. Pero por encima de todo, estos dos años han sacado de mí ese lado que casi nadie conocía, yo mismo incluido. Estos dos años me han hecho ser el viento que supera los recuerdos sepultados entre cenizas y escombros. Estos dos años me han hecho ser quien soy. Y si lo soy, en gran parte te lo debo a ti.

Abril 2017

Hay estrellas con luz propia, y luego están aquellas que simplemente nunca pueden dejar de brillar. 16 años con tu suerte, y con luz en mis valles más oscuros porque has querido. Hay comienzos que no elegimos, y finales que siempre alcanzaremos. Porque sabes a qué huele la luna. No lo olvides. Quizá sea el mejor consejo que pueda darte para estos dos años llenos de dragones y vientos cambiantes. Y para la vida.

Mayo 2017

Quizá uno de los meses más complejos. Siento que lo conozco de siempre, pero al mismo tiempo nunca he conocido nada igual. De entre todas las tormentas que he visto debilitar las alas de Abril, a veces surgen estrellas con muchas luces y pocas sombras. Puede que seas una de las auroras que más haya conseguido sorprenderme por su belleza, y quizá pocas veces me alegre tanto saber que iluminas un universo paralelo al mío. Por lo que eres para Abril, y por lo que eres para ti misma. Quién sabe, puede que algún día te deje alguna de mis espadas para combatir dragones. No intentes ser fuerte, sino seguir siendo quien eres. No será fácil, pero tampoco imposible.

Junio 2017

Sugiero que el planeta es una cárcel llena de sueños, nosotros astronautas maravillosamente divergentes pero vosotros, vosotros sois el mejor de mis sueños.

Anuncios

Un comentario en “Diario de guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s