Capítulo 24: El norte ha muerto

Llevo tres meses sin escribir para no pensarte, no soñarte, no escribirte. Llevo meses negando tu existencia, llevo meses sin ver a la mayoría de mis amigos, y meses prohibiéndoles que me hablen de ti.

Hace tres meses explicaste por qué. Y desde entonces no he querido malquerer a nadie más.
Llevo tres meses viendo pasar la vida desde el cuartel.
Pero ayer no.
Ni antes de ayer.

Se está cerrando el ciclo. Empezó donde ahora acaba.
Hace poco volví a ver a ciertas personas, de esas que saben en qué cajón guardas el corazón. Y lo desempolvaron.
Y ahora que creo que puedo volver a ser lo que fui, si es que alguna vez fui algo, he vuelto a escribir, y ahora sí que ya no es para ti. Te dije una vez que el Norte permanecería intacto esperándote. Pero sinceramente, creo que sin tu tacto, el Norte ha muerto. Y que el Sur estaba esperando que volviera a casa.

Y ahora que he vuelto, por primavera me prometo no regalar tristezas cualquieras; propongo hacerlo más bonito que el Paseo de los Tristes y resistir como el Albayzín.
Prometo no volver a ser páramo; prometo la inquietud, la búsqueda, y el cuidado de los jardines. Prometo olvidar Castilla, vivir cuidando las flores del Generalife, y perdiéndonos entre casas blancas.

Anuncios

One thought on “Capítulo 24: El norte ha muerto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s