A la vida

11

A la vida, tan difícil y caprichosa. A los vivos, tan divergentes pero tan parecidos. A la muerte, tan dura y traicionera. A los muertos, tan cercanos en lo más lejano.

A los sueños que mueren, y a las ilusiones que se pierden. A los caminos minados y los acantilados inexpugnables. A los dragones que rugen, y que recuerdan a los peores inviernos. A la primavera y sus brisas, para que nunca sea verano.

A las oportunidades perdidas, y al mundo que nos estamos perdiendo. Al ser como somos, y no como quieren que seamos. Al otoño por el que tanto sufrimos, y al invierno con el que parte la aurora. A la vida, para que nunca llegue el otoño.

Al cerrar los ojos, para que no nos deslumbren las luces del mañana. Al buscar primaveras donde solo hay un gélido invierno. Al tratar de buscar razones en medio de otoños inexplicables. Al querer que vuelva la primavera cuando ya es demasiado tarde para no enfrentarse al verano.

A los atardeceres que tanto se han llevado, y a esas noches que a veces ocultan el norte. A las tormentas que sobrecogen el alma, y a los vientos que cambian tanto nuestro sur. A los lamentos por lo que se fue, y a las decepciones por lo que nos queda. A la vida, por dar y quitar.

A él, que se fue como tantos, pero como sólo unos pocos. Al legado que deja, y a las auroras que vivirán sin él. A la estrella que dijo adiós, y a los valles en los que quiera descansar. A la noche que lo despidió, y al alba que lo ha acogido. No llegué a conocerte, pero gracias.

Y a ti, que te arrebatan lo que crees finito, pero sientes interminable. A tus auroras y anocheceres, que seguiré estando en ellos. A tus dragones, que no tendrán un enemigo, sino dos. A tus miedos, que los superaremos. A tus incomprensiones, que son fruto de tu maravillosa parte de irracionalidad. A tus deseos, que sirvan para seguir abriendo caminos en este valle de lágrimas. A tus ambiciones, que la senda es larga y nuestras alas, incansables. A tus alegrías, que sigan retratando quién eres y quién puedes llegar a ser.

A ti y a mí, que aquí hay dragones. A este mundo, que somos huracanes, oleajes y desiertos de lo que queramos ser. A la vida, que hemos vuelto.

 

Sigue luchando, compañero.

Anuncios

Un comentario en “A la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s