Capítulo 9: La otra historia del viaje en tren

1

Esto es otra historia. Los dragones, como nosotros hicimos tiempo antes, quisieron asaltar el cielo. El cielo ardió, y a cientos de kilómetros, desde aquel viejo tren destartalado, imaginé un mundo sin dragones, ni arcángeles, ni presidentes, ni cielos que sin motivo aparente empiezan a arder un domingo por la tarde cualquiera. A esas alturas del viaje, ya había cruzado el puente, ya había conquistado los parques, ya había caminado por todos nuestros lugares, ya había visitado la ciudad del presidente, ya había luchado en el norte, y ya habías sido mi paréntesis más cuidadoso. Por primera vez en mucho tiempo me sentí en paz. El camino hasta aquí ha sido largo, y me reservo capítulos que aún no han sido narrados. La obra ha sido el mejor regalo de Navidad de los últimos años, y al final, a pesar de toda la parafernalia ha sido como el buen rap o el nuevo arte de Ortega, por mí y para mí. Cuando escribo esto, hace un mes que esto se materializó ante mis ojos. Cuando se publique, hará dos meses que esto fue una idea. Han sido dos meses intensos, que empezaron en un tren en Nueva Jersey y han acabado en el banco de enfrente de mi casa, de trabajo constante, de creación constante, de cambio, de inspiración, de conquistar lugares, ciudades, y personas sin ciudad.

2

Hace cuatro meses, la única otra persona que ha leído a Benedetti en esta maldita ciudad me dijo que empezase a publicar, que ya tocaba. Y yo, como es de rigor, no le hice caso. Al final, dos meses después, la idea resurgió. Hablé con mi maravilloso editor, y surgió esto. Al principio, esto era un hobby. Escribir aquí, desahogarme, era lo único que importaba. Los lectores eran los pocos amigos que pude engañar para que acabasen aquí, y no sabían de qué hablaba, pero daba igual. Pero, a pesar de todo, cada capítulo me siento más Root y menos Amal. Creo que estoy tan dentro que he perdido la puerta de salida. Y, siendo sincero, no me desagrada en absoluto, pero me fascina ver cómo lo que empezó siendo una broma ha acabado siendo mi vida. Y me fascina ver cómo me dicen que lo deje, que no da de comer, y cómo luego hay personas fantásticas que me dicen que siga, que estoy ayudándoles. Ahora, con retrospectiva, mirando atrás, viendo lo que ha sido este año, lo que ha representado, pensando en lo que se fue y en lo que vino, desde luego que voy a seguir. Voy a seguir, por los que han dicho que no lo voy a conseguir, por las veces que he callado por no saber lo que decir, por lo mal que lo he pasado cuando no he podido escribir, por mi madre, por Nacho, por los caminantes, las ciudades y los lugares, y por el presidente, que en paz descanse. Amor, y ánimo, al que escribe lo que siente y hace lo que le representa.

3

Al final, en el cielo hay una guerra de arcángeles y dragones. Ahora se juega la gran partida. ¿Tenéis miedo? Si ganan los arcángeles el cielo seguirá siendo un lugar paradisíaco de palmeras y oasis. Pero, si los dragones ganan, el cielo será un lugar inhóspito. Sin embargo, ojalá ganen los dragones. El cielo ha sido demasiado tiempo un lugar idílico, y yo soy experto en matar dragones. Y quiero el cielo a mis pies. Algo así como que la noche es más oscura justo antes de amanecer. Que el cielo me espere sentado, que soy experto en dragones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s