Capítulo 1: El puente

img_20161018_210144

Aún no sé muy bien cómo, pero he vuelto a acabar en la última fila del bus. Creo que es la primera vez desde 2014. Y me he dado cuenta, tarde, de que ya no hay fechas ni nombres que escribir en el cristal. Se han ido tantas personas… El calendario ha seguido avanzando impasible a las vidas paradas, y ya no destrozo el mobiliario urbano con fechas de años que suenan más a modernidad desactualizada y lejana que a fechas importantes.

img_20161020_170000

Se han ido muchas personas, entre ellas yo. Y me molesta que no hayáis madurado lo suficiente para aprender a iros. Y que no tengáis el valor suficiente para saber quedaros. Me molesta que estéis en medio del puente viendo pasar el río y no decidáis qué queréis en vuestra vida o a quién queréis en ella, y me molesta que seáis incapaces de ver que vosotros sois el problema, que tenéis envidia a los que han sido capaces de cruzar el puente. Os vais a convertir en estatuas atadas a los candados de los enamorados que tuvieron el valor de cruzar el puente. Y un día subirá la marea.

img_20161023_170417

Tenéis envidia a los que han sido capaces de cruzar el puente. Nos hemos ido matar a dragones al norte. Una vez dije que necesitaba precipicios que me hicieran plantearme cosas. En el norte hace frío, pero he encontrado los precipicios más dulcemente afilados del Pico Dufour.
He vuelto a acabar en la última fila del bus, pero ya no es lo mismo. Ahora va rumbo al norte. Allí hay dragones.

Anuncios

One thought on “Capítulo 1: El puente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s